¿Que actitudes enamoran?

Aquí van 7 claves que harán que encuentres el amor sin perecer en el intento. Trabaja a fondo esas actitudes y verás cómo tu alrededor juega a tu favor. El cambio está en ti, con ello crecerás cómo persona y aumentarás el nivel de tus candidatos/as 😉

 

1. Escucha

Si realmente quieres enamorar a alguien lo primero que tienes que hacer es escuchar a ese alguien. De nada te sirve ser un un Brad Pitt o una Angelina Jolie si sólo estás hablando de ti y de lo que te importa. Dale aire a la otra persona, escucha sus intereses, cómo respira, cómo se mueve, cómo te mira…Préstale toda tu atención.

Conoce su mundo interno y poco a poco te mostrará la puerta de acceso a su corazón. Con una escucha activa te será muy fácil ir escalando posiciones. Prepárate para“surfear”, piensa en aquello que te está diciendo, encara la “ola” a partir de lo que te va diciendo. Eso no significa contentar todo lo que te comente ni mucho menos, esa actitud te convertiría en predecible y aburrido/a. Tu tarea está en enamorar con la escucha, que él o ella sepan que estás ahí, lo que está diciendo es importante y lo valoras.

Puedes ver cómo en la actualidad la tecnología atada a la comunicación no nos ha hecho más abiertos sino todo lo contrario. Cada vez es más difícil poder charlar 5 minutos con una persona sin que esa tenga distracciones de ningún tipo. Los móviles, tabletas, televisiones nos han hecho más dispersos ante los demás. Si realmente quieres que la persona que te gusta se fije en ti deja de ser uno más en la multitud y dedícate a escuchar verdaderamente lo que te dice.

 

Con todo eso te distinguirás del resto, con la escucha aprenderás el camino para ser más profundo e incisivo en la comunicación. Conocerás en profundidad sus pensamientos, sus acciones y su forma de ser. Créeme, que eso adoptará un poder realmente en ti, serás una persona codiciada, y un valor al alza. Luego podrás conversar con él/ella cómo si tuvieras una tabla de surf en la que sólo tienes que ir avanzando buscando el recorrido más optimo.

 

2. Se proactivo/a

 

A nadie le enamora ver a alguien cómo un felpudo delante la tele tirado en el sofá. Deja de esperar instrucciones de otro. Para tener una actitud que enamora adelántate a las situaciones, se proactivo, ve un paso por delante.

Toma decisiones en tu vida, elige todo aquello que te guste y ve a por ello. Si tienes pareja sorpréndele con una invitación a una cena o algo desconocido para ella. Si no la tienes con más razón aún. Deja de estar esperando o tenerlo todo bajo control. Haz que cada día sea diferente, transmite la ilusión del cambio, propón alternativas a un día aburrido.

No esperes la llamada que te salve la jornada, haz la llamada que cambie tu vida. Para ello deja de estar esperando a que hagan algo para ti. Deja de ser una persona reactiva, y conviértete en alguien proactivo, dueño de su destino. Cada momento cuenta, abónate a una vida de mago dónde puedes sacar un “conejo de la chistera” cómo y cuándo quieras sin necesidad de la llamada de otro/a. No te fustigues pensando si alguien no está obrando bien o una situación te alcanza en forma de bucle.

 

¡Es tiempo para la acción! acciona la palanca de cambio a una nueva vida dónde eres dueño de tu destino sin la eterna espera. Ser proactivo te abrirá las puertas a que más gente se fije en ti. Eres alguien de valor al que tener en consideración y con el que disfrutan de su tiempo…eso hace que sea imposible no enamorarse de ti 😉

 

3. Diviértete

 

En ésta vida ajetreada con múltiples contratiempos, alguien que te divierte es cómo un balón de oxígeno. Así pues si quieres tener una actitud que enamora no puedes dejar de ser alguien divierto y contagiar a los demás de tu energía. Tómate la vida de forma menos seria. A las obligaciones del trabajo y los quehaceres diarios suma la chispa en todo aquello que hagas.

Que tengas un conjunto de responsabilidades que acometer no significa que las hagas con mala cara. Intenta que cada una de ellas sea una oportunidad de lucir tus encantos. Busca alicientes en todo aquello que hagas, no olvides tu sonrisa en casa, se afable y sorpresivo con tus compañeros, amigos,pareja… ellos lo van a agradecer.

 

La película “La vida es bella” es todo un ejemplo de ello, ante toda adversidad por más grande que sea, vale la pena buscar un camino que genere felicidad. Muchas personas se acercarán a ti y querrán compartir su tiempo a tu lado porque es todo lo que buscan en una persona: alguien que les haga olvidar todas sus preocupaciones.

Esa actitud se trabaja desde uno mismo. Divierte primero con todo lo que hagas para luego compartir con otros tu tiempo. Conviértete en un supercontagiador/a de felicidad al saber dividiéndote sea cuál sea la situación.

 

4. Positivízate

 

Ésta es una actitud muy poderosa en el amor en los tiempos que corren. Ser positivo no es fácil, bombardeado de noticias negativas, desalentadoras, o objeto de comparaciones en todo momento no invitan a ser positivo.

 

Para ser positivo primero hay que confiar en uno mismo, tener una autoestima elevada. Saber que por más que las cosas tomen giros inesperado confías en ti y en tus recursos. Saber cómo tirar adelante situaciones que para otros podrían ser complicadas tu las conviertes en meros trámites a escalar.

Valora todo aquello que hagas, no hay dos personas iguales, aquello que haces es importante. Puedes ser alguien que se mata trabajando, haces sonreír a los demás, eres atento…pero por dentro estás triste o decaído. El positivo sabe que todo es una cuestión de enfoque…lo que para unos es una gran desgracia para ellos una oportunidad que aprovechar.

Aprende a ver las distintas caras de un prisma y no te obzeques en verlo todo de un color, hay mucho que ver. Valora las pequeñas cosas y cada momento que tienes sólo o acompañado. Alguien que afronta las situaciones difíciles con optimismo tiene una actitud que enamora y le hace un elemento codiciado.

 

5. Se generoso/a

 

Puedes ser una persona con un montón de virtudes y en el cara a cara tener un comportamiento egoísta. Eso mata todo encanto que hayas podido tener. Una actitud que enamora tanto a un hombre cómo una mujer es la atención y generosidad con el otro. Presta atención a aquella persona que comparte tu tiempo contigo. Además de escucharle, preocúpate por sus intereses, ofrécele ayuda cuándo lo necesite, tiéndele la mano desinteresádamente.

En la actualidad hay mucha gente que vive ensimismada en sus preocupaciones sin “ver” a los demás. Pregúntale por su vida…no tengas miedo en saber. Hay mucha gente que se habrá cruzado en su camino pero pocos han sido generosos interesándose realmente por él o ella.

Más empatía y menos distanciamiento social y personal. Tu atención al otro hará que ganes muchos puntos para el otro/a y desarrollará un encanto irresistible. Toca su fibra sensible y derribarás el muro más grueso que te puedas encontrar, el conocimiento puro de esa persona que tienes ante ti.

 

6. Márcate metas personales

 

Diseña la vida que te apetezca, enfócate en todo aquello que te guste y ve a por ello. No postergues más tus sueños, apoltronarte en una silla no te permitirá que tu estrella brille. Una persona con metas personales, sean las que sean (aspiraciones laborales, familia, viajes…) es realmente atrayente, es una actitud que enamora primero a uno mismo y luego a los demás.

Podemos ver cómo los lideres están cargados de objetivos que desarrollan a lo largo de su vida que les hacen personas completamente irresistibles.

Sólo tienes que enfocarte en aquello que quieres, darle forma, plantearte los objetivos a corto, medio, y largo plazo e ir a por ello. Con cada pasito que hagas ganarás en confianza para seguir avanzando en tus objetivos. No decaigas cuándo las cosas no salgan cómo tenías previsto, hay varios caminos para llegar. Cada inconveniente del camino tómalo cómo un aprendizaje para alcanzar tu objetivo.

Una persona con metas personales desarrolla una personalidad irresistible en su día a día que le va empujando a todo aquello que desea…y el amor no es ajeno a ello. Si eres una persona con objetivos enamorarás con tu actitud.

 

 

7. Se independiente

 

Poderte valer por ti mismo tanto económicamente cómo emocionalmente es otra de las actitudes a tener en cuenta para enamorar no sólo al otro/a sino a ti mismo.

 

La autosuficiencia en el plano económico te permite no tener que estar pendiente de agentes externos para tus quehaceres más básicos. Tener un hogar, proyectar tus ilusiones, formar una familia, o hacer todo aquello que te apetezca depende de ti.

¿Tienes dificultades para llegar a fin de mes?, es momento para centrar todo tu potencial para encontrar ese trabajo que necesitas. Lucha por ser independiente económicamente sea cuáles sean las dificultades.

Prepara tu plan de choque con todas tus habilidades para conseguir trabajos varios. No lo dejes a merced de posibles ayudas económicas del gobierno o de terceros, eso te hace perder el control en ti mismo. Coge las riendas de tu vida y dedícale el tiempo necesario a cambiar una realidad que te hace perder atractivo.

 

No sólo es importante ser autosuficiente económicamente sino también en el plano emocional. Evita estar enganchado a una persona por miedo a estar sólo/a. Estar con alguien para no sentir el vacío te limita, hace que no alcances todo tu potencial cómo persona. Tú eres alguien especial tal y cómo eres, no en función de tener o no pareja.

No dediques tu preciado tiempo en satisfacer a alguien para evitar tu soledad. Cuídate, ámate a ti mismo tanto si estás sólo cómo acompañado. Rompiendo la dependencia emocional brillarás por ti mismo sin necesidad de aprobación. Los límites los marcas tu, no mendigues amor. Eres suficiente no necesitas que te lo digan.

Elige con quien estar, no caigas en actitudes de sumisión por recibir un poco de cariño. Date el permiso para ser quien eres con quien quieras. Una pareja está para sumar no para restar. La gente que te rodeará lo apreciará y te valorará por cómo eres no por si les haces más o menos caso.