sentirse sólo
Soledad

¿Por qué me siento sólo? (7 claves)

Vivir en un mundo intercomunicado tendría que ser fácil para sentirte acompañado, la realidad es muy distinta. Muchas personas se sienten solas aún estando perfectamente comunicadas con su entorno. Descubre las 7 claves de porqué te sientes sólo e identifica que aspectos cambiar.

1. Alto ritmo de vida.

¿Sientes que no tienes tiempo para crear una familia, ampliar tus vínculos sociales o encontrar pareja. Desarrollar tus capacidades en contra del crecimiento personal. Es probable que te hayas volcado demasiado en el trabajo despreocupándote de otras facetas importantes para crecer cómo persona.

Puede que te hayas pasado media vida buscando un trabajo estable para sentirte realizado y llegues a los 30 o 40 años preguntándote ¿Quien eres?, ¿A dónde vas? La sensación de soledad lo impregna todo, has dedicado tus mejores años en producir para el mañana, pero el mañana ya ha llegado ¿Qué queda de ése soñador?, ¿Hay vida fuera de la rutina?

Acostumbrado a las metas tangibles te has olvidado del ser más importante que eres tu. Te cuesta salir de la monotonía a la que te has acostumbrado, tus amigos ya no quedan contigo, tu pareja actúa cómo una autómata o muy probablemente se ha cansado de ti.

Estamos ante la gran enfermedad del siglo XXI, la soledad. Según el sociólogo José Díez Nicolás habría que diferenciar entre aquellos que viven solos y los que se sienten solos, puedes vivir sólo y sentirte bien o estar acompañado y sentirte vacío.

2. Redes sociales vs Redes reales.

¿ Por qué me siento sólo si tengo más de 1000 amigos en la red?. Las redes sociales han acortado las distancias físicas y precarizado las emociones. Actualmente es muy fácil que hables con personas de otros países, tengas miles de amigos en facebook y sigas preguntándote ¿ Por qué me siento sólo?; dar un abrazo a un desconocido es otra cosa. Con un emoticón ofreces un sentimiento, una sensación o un anhelo, no tienes que buscar el contacto físico ni esperar una respuesta, sino te gusta lo que ves lo borras de la red, no necesitas procesar el sentimiento, sólo ejecutar.

Cuándo estás delante del chat es cómo estar delante de comida rápida, te sacia al momento pero no te llena, sólo ocupa el espacio de los entretiempos. Las amistades, el amor, la familia, tu centro es otra cosa, necesitan de tu dedicación.

Cómo ilustra el sociólogo Díez Nicolás en la ‘sociedad del selfie’: «Vivimos en una época de enorme individualismo y falta de empatía hacia el otro”. Es fácil que tu pareja no te hable en una cena porque esta chateando por whatsapp, que te juntes con familias anestesiadas por el móvil, amigos que prefieran chatear a hablar, y tiempos muertos dónde la televisión sustituye la conversación distendida.

Si pasas más tiempo en las redes sociales que en las redes reales aún estando rodeado de gente tu sensación es la de la soledad. Según el estudio que hizo Harmonised time Use Survey del Reino Unido, en 2015 las mujeres tenían 43 horas libres a la semana para el ocio, mientras los hombres 38 horas pero tanto unos cómo otros dedicaban un total de sólo 6 horas para socializarse.

Cómo comprenderás así es difícil tener relaciones de calidad, los expertos señalan que 1 de cada 3 personas se sienten solas con las redes sociales, puede que tu seas una de ellas.

3. Importancia del like.

¿Cuánto es para ti de importante un me gusta? o lo que es lo mismo ¿qué estás dispuesto a hacer para que tus seguidores aplaudan lo que haces? Los likes son validadores de tu trabajo, tu forma de ser y cómo interactuás con la sociedad. Con ésta presión del tener que gustar para ser alguien es difícil poder ser tu mismo en las interacciones diarias.

Tienes miedo al que dirán, si eres suficiente para tus compañeros, para esa chica que te gusta, los compañeros de trabajo…y así suma y sigue. Perdido en un mar de dudas te encuentras sólo en tener que depender de algo ajeno a ti.

La red no duerme, está siempre activa, tus post del pasado hablan por ti, la novia que llenaba todas tus posts con ese portureo sexi ha pasado a ser tu ex a la que no le hablas. Si la quitas te llenarán de preguntas, si la mantienes tu conciencia no estará tranquila. Mientras tendrás que soportar la soledad de la red a la que rendirás pleitesía por miedo a ser expulsado del rebaño.

Facebook e instagram están probando de eliminar la visualización de los likes para reducir la presión social. Tus contactos no verán los likes, sólo tu serás consciente de quien le gusta lo tuyo. Veremos hacia dónde nos lleva.

Lo que esta claro es que hay vida detrás de la pantalla y una vida muy interesante sin necesidad de sentirte sólo porque no te dan el like.

4. Te molesta lo duradero te atrae lo nuevo.

Te atrae lo nuevo y te da miedo lo que permanece en el tiempo. Las redes sociales ven en ti a un producto de marketing. Eres una marca y vendes en función de la satisfacción que produces en el instante. Una foto, un comentario que genera tendencia o cualquier ocurrencia que suene fresca es más importante que aquella experiencia vivida con tu grupo de amigos o el viaje con tu ex pareja en la que vivisteis mil situaciones. Te mueve el instante; un minuto es tu momento de gloria, un día la eternidad.

Si eres joven terminas por no casarse por miedo al compromiso, y si lo haces los datos no son muy halagüeños, según datos de Eurostat en 2017, 57 de cada 100 matrimonios españoles terminaron divorciándose.

Unirte con alguien para toda la vida, o para una cantidad de años indeterminada te da auténtico pavor. Zigmunt Bauman cuenta la fragilidad de los vínculos humanos en su interesante libro “Amor líquido”. Las sociedades postmodernas, las de facebook, twitter, instagram…, se caracterizan por formas de amor y amistad inconsistentes en el tiempo que explican porqué me siento sólo.

La sociedad en que te mueves es la del deseo, el anhelo para consumir personas y objetos en detrimento del amor, el anhelo de preservar el objeto querido y la construcción de proyectos que implican valores cómo humildad, coraje, constancia y disciplina.

La nueva conversaciones generadas por las redes sociales te permiten tener relaciones superficiales que no te impliquen demasiado para no tener que soportar la presión de una expectativas que no puedes ni quieres soportar.

A la mínima contradicción en tus esquemas mentales puedes ignorar o borrar ese contacto y buscar otro. No tienes que someterte a un plan duradero de pareja, amistad en el que tener que argumentar, escuchar, discutir…sólo estás dedicado al placer más hedonista. Una vez estás en sociedad desconoces cómo actuar en ella y proyectar objetivos de largo recorrido. Te recomiendo encarecidamente el libro de Zygmunt Bauman “Amor líquido” para profundizar en ésta temática.

5. Misión de vida.

Objetivo de vida difuso.

¿No encuentras el objetivo de vida? ¿Te bloqueas en que camino tomar en las decisiones que afectan tu campo profesional o personal? No eres el único, mucha gente transita por la vida sin una meta clara, dando tumbos de un lado para otro sin ser concretos con lo que uno quiere y lo que no quiere. Si te encuentras en ése punto observa lo que te ha llevado allí, es probable que hayas intentado llegar a varios objetivos sin ser claro. Tu cómo ser humano eres complejo por naturaleza, te gustan varias cosas, en función del día te levantas con ganas de comerte el mundo o con ganas que desaparezca. Probablemente no hay una única forma de estar, habrá días que estarás más contento, otros dónde las cosas no irán tan bien y otros dónde te gustaría. Para salir de éste atolladero mira en tu interior, se claro y conciso contigo, observa que es aquello que te llena y se ajusta más con quien tu eres, crea un objetivo de vida único e intransferible.

6. Conversaciones vacías vs conversaciones profundas.

¿Cuántas conversaciones de calidad tienes a lo largo del día? Quizás en un día normal te cruzas con 10 o 15 personas; es muy probable que comentes ¿Qué tiempo hace?, ¿Has entregado el informe?, o ¿Has visto el último capitulo de Juego de Tronos de Netflix?. Conversaciones del tipo informativo que te aportan poco o menos en sentirte vivo cómo persona, ¿dónde quedan tus emociones, aquello que te hace vibrar?. Busca charlas profundas y a profundas me refiero a todas aquellas desarrollen emociones, las del tipo emotivo. Habla de lo bien que lo has pasado el fin de semana escalando en la montaña disfrutando de unas hermosas vistas coronando la montaña; cómo ha sido tu primera experiencia en baile social bailando salsa…Interésate también por los demás, cómo han pasado las vacaciones tus compañeros de trabajo, cómo le ha ido el día a tu pareja, que le ha parecido el sitio de citas rápidas a tu amigo. Todo ésto suma, hace que no te quedes resignado ser un mero espectador de la vida sino que formes parte de ella y no te sientas sólo.

7. No saber estar sólo:

¿No soportas estar sólo?, ¿No sabes vivir sin pareja?, ¿Necesitas estar rodeado de gente para sentirte bien?

Habrás escuchado más de una vez el refrán es mejor estar sólo que mal acompañado y que razón tiene. Precipitarte a tener una pareja después de una relación para no estar sólo no es la mejor manera de llenar el vacío de un ex.

Pasar por alto la compatibilidad con otra persona para sentirte acompañado no te ayudará en estar mejor, todo lo contrario, te estarás haciendo daño a ti y a la otra persona. Después de una relación lo mejor es aprender a estar sólo. Un trabajo con uno mismo tiempo de introspección y conocimiento; cuidarte y mimarte es todo lo que necesitas. Con eso lograrás evitar las relaciones de dependencia y apego que tanto daño hacen y que se pueden prolongar en el tiempo.

En el caso de las amistades elígelas por lo que te aportan en el plano emocional no para llenar vacíos. Los amigos son un divino tesoro para crecer como persona siempre y cuando ofrezcan y ofrezcas en consonancia. Tener amistades de relleno para que vean lo sociable que eres pero que no tengas la confianza suficiente para expresar tus sentimientos te harán sentir más sólo, (véase las redes sociales con millones de amigos). Recuerda a veces menos es más. Calidad relacional es mejor que cantidad