¿Cómo seducir con tu voz?

Para seducir a un chico o una chica necesitas de los 5 sentidos. Ofrecer una imagen impecable de uno mismo no es una condición determinante para gustar a alguien. La seducción es algo mucho más elaborado. Vista, olfato, tacto, gusto y oído son importantes y complementarios y para nada excluyentes.

En éste artículo descubrirás cómo seducir con tu voz a partir de 7 claves. Aprenderás a tener una voz irresistible para cada situación. Seas cómo seas, pienses lo que pienses tu voz puede actuar cómo un imán para el otro/a sólo tienes que conocerla y sacarle todo el provecho. En la historia hemos visto grandes seductores que empleaban la voz de forma magistral aún no poseyendo cuerpos de escándalo: Frank Sinatra, Jose Sacristán, Céline Dion, Ana Torroja…Todos ellos en su faceta artística han sabido sacarle provecho y más de uno/a sin haberles nunca visto ha fantaseado con su presencia.

1. Modulación / entonación.

Hay voces bonitas y otras que necesitan aprender a serlo, sólo necesitan trabajarla, no hay voces feas. Puede que en tu caso suene débil, cueste entender, o simplemente le falte presencia. Tanto chicos cómo chicas valoran esos detalles. Con la modulación ganarás en expresividad y resonancia, mejorarás el tono, el volumen, el ritmo, la cadencia y tu voz sonará clara.

Para conseguir seducir con tu voz es importante tener en cuenta los siguientes puntos:

-Vocalización. Articula cada letra para hacer entendible la palabra en cuestión.

-Subraya las palabras más importantes para ti. No es lo mismo decir que amas a alguien que decir que han llamado por teléfono.

-Proyecta tu voz para hacerte entender si te diriges a un amplio auditorio.

-No uses muletillas. En lugar de mmm, ehh,…que muestran duda, tómate una pausa y busca palabras que te sirvan para hilvanar la conversación

-Modifica el tono y el ritmo para no sonar monótono. Cuándo todas las palabras suenan en el mismo tono la persona que tienes enfrente va a perder interés en lo que digas. Para el ser humano los 5 primeros segundos de habla son fundamentales para escuchar el resto de la conversación. Habrás escuchado personas que sólo oir sus primeras palabras dejas de prestarles atención…,eso es debido al tono empleado. Intenta que tu tono sea dinámico y que el ritmo de la conversación se vaya modificando para no sonar siempre igual.

-Baja el tono de voz, para dar relevancia a algo que digas. Las voces graves son percibidas cómo más sexis para muchas mujeres. Los hombres en cambio son atraídos por voces más agudas de mujer. Cómo todo hay excepciones, lo importante es que el tono con el que digas algo suene convincente o te invite a soñar.

2. Controla tu respiración.

La respiración es fundamental para que tu voz salga limpia y tenga una presencia determinante. Es importante que controles desde dónde coges aire y cómo lo sueltas. La mejor respiración es la diafragmática, aquella que hace que el estómago suba en lugar del pecho.

Para acostumbrarte a la respiración diafragmática coge aire por la nariz y piensa en tu estómago cómo un globo al que hay que hinchar a partir de tu inspiración. Una vez está hinchado suelta el aire muy suavemente por la boca hasta quedarte sin aire y repite la operación. Puedes ponerte la mano en el estomago y comprobar tu mismo el preoceso.

Con el tiempo irás adquiriendo cada vez mayor dominio de la situación y controlarás mejor tu entrada y salida de aire. Llenarás más los pulmones y te permitirá aumentar tu resistencia. Tendrás más pausa en la conversación sin fatigar tu voz y ésta no se entrecortará por falta de aire.

Respira con la pausa y verás que tu voz tendrá otro color y empaque. Cuando la voz procede del pecho tiende ser más aguda percibiendose cómo ansiedad o inseguridad. Éste ejercicio es muy fácil de hacer y verás cómo poco a poco verás cómo todo aquello que digas va tomando relevancia.

3. Emociona con tu palabra.

Intenta jugar con tu palabra de la misma forma que lo haces con la voz. Usa palabras para emocionar. Se descriptivo sensorial cuando hables para provocar un efecto hipnótico en el otro.

Ej:

¿Me das una taza de café de Brasil? (descriptivo racional)

¿Me das una taza de éste interesante café de sabores de Brasil que tienes ahi guardado cómo un secreto? (descriptivo sensorial).

En el primer caso lo importante es el café, en el segundo lo importante es la situación y la persona. Personalmente en el segundo caso me estoy imaginándo tomando el café de buena mañana y acompañado. En el otro caso podría estar en cualquier tienda de barrio.

Cómo ves la idea es jugar en todo momento. Juega con lo que hay y dale forma cómo si fuera un chicle…Tu voz acompaña para hacer más sugerente el momento. Recuerda toda palabra tiene su importancia, su bueno uso creará el efecto envolvente.

4. Aterriza con tu palabra.

Deja claro cuáles son tus objetivos, no sueltes palabras sin más para rellenar. Tu objetivo es esa persona que tienes enfrente. Transmite de forma clara y concisa. Si quieres seducir debes entregar lo mejor de ti y asegurarte que la persona lo ha entendido perfectamente. Cuándo digas algo dilo con toda la intencionalidad, mirale a los ojos, muestrate seguro/a y confiado/a. Sabes lo que quieres y te lo puedes permitir. Juega con la palabra mientras le das un halo de misterio.

Deja que tu cita tome sus decisiones… Cuándo uno muestra su yo más seguro y emplea todo su potencial no hay lugar para la indiferencia, te responderá con un si o un no pero no pasarás desapercibido.

Te habrás encontrado en situaciones dónde querías decir algo importante a esa persona que te gustaba pero cuándo le has soltado te has enmarañado en una conversación esteril en que tu objetivo se ha diluido cómo un azucarillo. No me seas Woody Allen y aterriza con tu palabra 😉

5. Silencios que enamoran.

Es tan importante usar bien las palabras cómo saber cuándo no usarlas. En determinados momentos un silenció te será de gran utilidad. No sólo se seduce con la voz, sinó con la pausa.

Utiliza el silencio para crear puntos de interés en deteminados momentos dónde la conversación ha llegado en momentos cumbre. Si has dicho un comentario que ha sorprendido a tu interlocutor/a, la pausa le dará más emfasis y reforzará lo que has dicho.Manten la mirada en ese momento y usa una medio sonrisa no forzada con los labios para aumentar la intensidad.

En otros momentos sólo con una pausa y tu expresividad él o ella entenderán el significado de tu respuesta.

Usa el silencio cómo comodín para intensificar tus palabras, darle un aire de misterio y peligrosidad en la que refuerzas tus dotes de seductor/a. Acompañate de la expresión facial en todo momento, de otro modo callar incitará al desconcierto.

6. Lee poesia.

Podría decirte que leas y sería importante para aumentar tu base de conocimiento y saber de lo que hablas, pero quiero ser más detallista e ir al grano. Para seducir con tu voz necesitas dominar la poesia. Con la poesía lograrás dos cosas.

Por un lado te moverás en el terreno emotivo, siempre importante cuándo estás en medio de la seducción. No por las palabras concretas ya que a veces pueden parecer cursis y trasnochadas, sinó por su ambiente y el juego que muestran éstas. La poesía muestra un significado profundo. Palabras bien hilvanadas que recrean una atmosfera es lo que necesitas para mantener tu hoguera en una sociedad consumista de slogans y palabras vacias.

Cree en el poder de la palabra. Si quieres tener fundamento necesitas abordar el conocimiento más puro y desenfadado de ésta.

Y en segundo lugar la poesía es un buen campo de práctica, tiene suficientes palabras emotivas para poder entrenarte. Lee en voz alta a diario poesía cómo sistema de entrenamiento. Cada palabra tiene un color diferente que necesita ser expresado. Cada verso tiene un tiempo y un colorido diferente. Lee despacio y dándole emfasis a cada palabra, verás que es un universo multicolor que te sumerge en la esencia de ésta.

Con el tiempo verás que al expresarte ganarás en matices, tu expresividad será menos robótica…no dirás “palabros”, habrá un significado real.

7. Caja de registros.

Si quieres que te perciban diferente empieza por ser diferente en cada situación. No es lo mismo en la intimidad que tomando un café con alguien que te gusta. En los dos ambientes puedes buscar la cercanía y seducción de la persona que te gusta pero la forma cómo seducir con tu voz será distinta.

Si estás en un momento íntimo busca susurrarle cosas al oído para encender aún más el ambiente. Usa la voz sensual para decirle lo que vas a hacer con él o ella. Despacio, sentido y de forma picarona…encenderás la llama de la pasión. No subestimes el valor de la palabra bien empleada es tu socia en todo momento.

En el trabajo o tomando un café… con aquella persona que te gusta varia los registros en función de dos variables: El nivel de confianza y el espacio dónde se produce la conversación.

En el trabajo por ejemplo si ves que teneis suficiente confianza emplea juegos picarones casuales mientras le sonries..tu voz tiene que sonar cercana. Si eres correspondido/a añade intensidad en tu palabra bajando un poco el tono de voz y ofreciendo pausas concretas. Todo tiene que ser muy sutil sin que se vea estudiado, tú intención es desplazar el ámbito de juego al exterior…Aquí sólo has creado necesidad de momento.

Si estás tomando un café, el nivel de intimidad es mayor que en el trabajo, así que desde un primer momento puedes bajar algo el tono de voz, la conversación es desde otra intensidad…el juego se puede adelantar un poco más. Estás en un ámbito de confianza dónde escalar es más fácil. Escucha en todo momento; si ves que te sigue, sonrie con los labios mientras tu voz le sumerge en otros lados que no sean convencionales. Recuerda en todo momento que tu palabra sea sensorial y emotiva.

Por último, estés dónde estés escucha el espacio y la persona a que te dirijas, te darán las claves de juego de cada momento. En lugares difíciles reconduce hacia ámbitos favorables tipo cafetería, tomar un paseo…Rehuye los sitios concurridos, ahí sólo vas para la primera toma de contacto.