¿Cómo identificar actitudes tóxicas?

 

Descubre cómo identificar actitudes tóxicas. Las 7 claves que te llevarán a saber si te encuentras delante una persona con la que puedes iniciar o mantener una relación de pareja o amistad…. o mejor salir huyendo antes que sea demasiado tarde. Las personas tóxicas suelen tener varias de éstas actitudes, a veces visibles y otras muchas no apreciables en un primer momento. Sea cómo sea, de ti depende poder vivir una vida llena de posibilidades cerca de personas sanas emocionalmente o perder calidad de vida.Toma nota y empieza el cambio desde ahora.

1. Egoismo

El egoismo es una de las actitudes tóxicas por excelencia. Hay personas que sólo se preocupan por su vida, entendida ésta, cómo todo aquello que afecta a su ser de forma más inmediata. No tienen interés en las necesidades de aquellos que comparten su espacio (familia, pareja, amistades). Para ellos/as lo que les pase a estás personas corre en un segundo lugar. Ahora bien si las decisiones de estos interfieren en su vida resolverán la situación en su propio beneficio.

     

Hay personas que sólo se acercan a ti para pedirte favores o apropiándose de tus ideas y tiempo. Separa lo que es interés por ti de lo que es aprovecharse de ti. Las personas tóxicas valoran tus atributos y tu forma de ser sólo en función de sus metas personales. En nuestra sociedad altamente competitiva, el éxito personal es entendido por unos cuántos, cómo poner todas las herramientas para conseguir unos fines independientemente de dañar relaciones sociales, y personales. Ésto tengo que decirte, no es éxito personal, sinó beneficio personal cortoplacista. A la larga esa actitud dinamita los puentes de un bienestar mucho más profundo.

 

¿Cómo evitarlo?

Si realmente quieres tener éxito en la vida presta atención a los 5 sentidos. Valora tu entorno, aquellas personas que hacen que tu día a día sea más bonito. En dar desinteresadamente y la escucha mutua encontrarás un camino a seguir…aléjate de quien sólo te vea cómo una mina de petroleo para poder lucrarse de ti.

2. Dependencia y posesividad.

La dependencia y posesividad es otra de las actitudes tóxicas que puedes encontrar en parejas o amistades con éstos rasgos. Es importante que sepas discernir aquello que está alineado contigo de aquello que va en tu contra. La relación que establezcas con terceras personas tiene que ser franca, cordial y desde la igualdad y el respeto mútuo. La persona tóxica te posicionará por debajo suyo infravalorando tus habilidades, tu forma de ser y todo aquello que haga de ti una persona autosuficiente y con valores.

Él o ella adoptaran un rol de superioridad y control. Una y otra vez demostrarán por activa y por pasiva que están por encima tuyo aceptando cada uno de sus argumentos para ser y sentirte aceptado y valorado.

Las personas que representan éstas características parecen totalmente seguras de si mismas pero en realidad esconden una gran inseguridad y falta de autoestima. Tienen“empleados” a su cargo (parejas, amistades, trabajadores) que les suministran devoción y afecto por cumplir con unas directrices. La “dosis” de amor que dan siempre es en función de unas premisas que marcan…haciéndote altamente dependiente. Buscan que mendigues cada gramo de amor.

En caso de no acceder a sus deseos buscarán que te sientas culpable. Su forma de actuar se podría asemejar a la de un “vampiro”. Son poca cosa cuando los observas a la luz del sol y sin edulcorantes pero se convierten en poderosos cuándo llevas tiempo en sus redes. Destruyen todo vínculo con otras personas que puedas tener, son altamente posesivos por miedo a estar solos.

Sus victimas, valga la paradoja, suelen ser personas que brillen más que ellos para poder sentirse superiores. Odian el hecho de sentirse ninguneados por lo que obtienen placer de ver tus virtudes reabajadas.

 

¿Cómo evitarlo?

Para poder contrarrestar la dependencia y posesividad de éstos individuos necesitas estar en un grado alto de confianza en ti mismo. Discierne aquello por lo que estás dispuesto a pasar y lo que no. Es tu decisión poder brillar sin ningún sometimiento.

3. Crítica destructiva.

¿Te suena esa persona que siempre está encontrándote defectos en todo aquello que haces? Si a la crítica pero constructiva y con fundamento. Identifica aquellas actitudes tóxicas en tu pareja, amistad o trabajo que buscan todo lo negativo en ti. Puedes volver de la peluquería contenta por tu nuevo peinado y te dirá que para ese tipo de corte te lo podrías cortar en casa.

Suelen ser personas que estan amargadas en su vida y necesitan hacer sentir mal a los que están a su alrededor para sentirse mejor. Buscan objeciones a aquello que te hace feliz, te darán mil motivos para que sigas sus consejos y sus directrices. Lo suyo está bien, lo tuyo está mal.

Todo lo malo que les pasa en su vida es culpa de los demás: qué lleguen tarde a una reunión, qué el coche no funcione…hasta las cosas más variopintas cómo que el niño no le guste estudiar…Son expertos en tener las razones más infundadas para dejarte en evidencia y minar tu autoestima.

Su objetivo hacerte ver que sin ellos seguirías perdido/a, sólo con ellos tomas buenas decisiones ante la vida. Una vez estás con la moral por los suelos se ofrecen cómo salvadores de tus “pecados” y sigue la rueda de la dependencia. Halago, crítica destructiva, bajar la autoestima tuya y finalmente dependencia.

¿Cómo evitarlo?

En estos casos la solución pasa por darte valor a ti mismo/a y evitar que esa toxicidad influya en tu vida. Saber cortar éstos lazos es importante para que no te dañen y te hagan sentir mal. Tu eres responsable de tu vida no de lo que piensen los demás.

4. Dramatismo

Las personas tóxicas tienen un alto grado de dramatismo, corresponden a un perfil de inestabilidad emocional. Tan pronto puedes encontrarles super eufóricas cómo depresivas….pasan por distintas fases, el objetivo de ellas es que tu estés enfocado en sus emociones. Con ellas no tendrás tiempo para “aburrirte”, acabarás viviendo en su montaña rusa y olvidando que tenías una vida.

Su interés pasa porque dependas de sus estados anímicos. Aceptarás cómo propias cosas que no te pertenecen e incluso muy alejadas de ti. He visto casos cómo personas llenas de energía terminan tristes y agotadas porque su pareja con actitudes tóxicas les hace creer que son personas aburridas, y que por su culpa son infelices y desean a otros/as.

¿Cómo evitarlo?

No tienes porque vivir esa tormenta emocional, marca distancias en las emociones que no te corresponden. Por tu salud intenta separar lo que es tuyo de lo que no lo es. Si quiere vivir en una vida de teatro constante ofrécele ser actor o actriz y dile que ya irás a ver sus actuaciones, pero en casa higiene mental 😉

5. Manipulación

Entre sus actitudes tóxicas encontramos la manipulación. ¿Cómo puede ser que esa persona tan afable que te agasaja constantemente con cumplidos o te invita a una cena de 5 estrellas sea una persona tóxica?. Reconocer a esta tipología no es fácil. Suelen tener una habilidad trabajada a conciencia en la que vas cayendo poco a poco en sus redes y luego te es difícil salir. Son grandes embaucadores/as que presumen de grandes hazañas, atributos y condiciones.

Para ponerte un ejemplo podría comentarte el caso de una persona que es amable, divertida y amistosa con todo el mundo. Se ofrece siempre a tomar un café contigo. Aparentemente te escucha y te dice que eres lo mejor de su vida…sólo tiene ojos para ti, mientras te muestra un mundo envuelto en celofán. Luego te dice que se ha olvidado la cartera, y le terminas pagando el café…

Con el tiempo la relación va escalando hasta que terminas metiendole en casa. Sucumbes a sus encantos y padeciendo un control obsesivo por todo lo que hagas o dejes de hacer. Envuelto en una tela de araña justificas actitudes injustificables cómo dejar de ser quien eres para satisfacerle en pro de perder su amor ¿Te suena?

Basado en un caso real, cómo éste son muchos los casos de grandes manipuladores que usan distintas herramientas para conseguir sus propósitos. Identifica esas actitudes tóxicas que te llevan a meter ese tipo de personas en tu vida.

¿Cómo evitarlo?

Aléjate de quien te obliga a hacer algo que no quieras. Si tus deseos son contrarios hazle saber sin temer a ser apartado/a. Piensa que todo aquello que te está diciendo es su opinión pero la realidad no es él o ella, sólo es su impresión. Que nadie frene tus objetivos, no debes nada a nadie, tu existencia no depende de tener a alguien a tu lado.

Presta atención en los planteamientos victimistas que usará: “ Con todo lo que he hecho por ti”, “si no fuera por lo que he hecho ahora estarías….”, “Lo estás haciendo bien pero si lo haces de ésta forma lo harás mejor”.

No dejes que alguien asuma por ti la responsabilidad que tu tienes en tu propia vida. Eres dueño de lo bueno y lo malo y por tanto puedes cambiar aquello que no te guste desde ya.

6. Sin empatía

Las personas tóxicas no se caracterizan por ser empáticas. Ellos/as no se preocuparan de tus emociones…te hablaran de las cosas que a ellos les afectan. Piensan en terminos de dar y recibir. Si yo te doy ésto tu me tienes que dar éso. En su consciente ellos te dicen yo te doy ésto para recibir lo que yo quiero pero no me importa realmente lo que te apetece a ti.

Puede que en un primer momento pienses que sus acciones son altruistas porqué les has caido bien pero están lejos de la realidad. Alguien tóxico no invita, ni hace nada sin una razón detrás, todo tiene un motivo y un porqué…Lo que le pase a tu vida le importa más bien poco.

Si no ve en ti a alguien “aprovechable” por obtener un beneficio no se acercará a ti. Ahora bien si ve alguien a quien exprimir a su antojo lo tendrás una y otra vez llamando a la puerta con palabras halagadoras.

¿Cómo evitarlo?

Desconfia de grandes halagos y palabras rimbombantes de personas que prácticamente conoces. Un desconocido/a que te ponga en un pedestal oculta sorpresas y no precisamente dulces. Las redes sociales con la incentivación de ser “alguien” abogan por poner un extra de edulcorante en nuestras relaciones. Si quieres ser auténtico conoce lo que te mueve por dentro.

7. Adicciones

La mente de una persona tóxica no descansa, necesita nutrirse cómo un vampiro. Sus adicciones llenaran sus vacíos: Alcohol, drogas y sexo entre sus preferidas. Son habituales en redes sociales dónde intentan establecer contacto con sus victimas para potenciar su ego.

Es frecuente ver éste tipo de personas mantener distintas relaciones a la vez, y creando dependencia con ellas por su alto poder de persuasión.

Si no les interesas pasaran de ti, a la que destaques un poco las tendrás al lado.

¿Cómo evitarlo?

Si usas redes sociales con frecuencia, intenta ser precavido con desconocidos. Rehuye de gente que rápidamente es tu mejor amigo, o el gran amor. Pregúntate ¿Cuál es el verdadero motivo de éstas palabras?. Pasar de 0 a 100 en pocos minutos, es una razón suficiente para desconfiar. En el caso que para ti sea algo frecuente evalúa que te lleva a ello, así evitarás que actitudes tóxicas se cuelen en tu vida.

 

 

Conclusión:

Una vez hayas identificado las actitudes tóxicas ponte manos a la obra para evitar que éste tipo de personas afecten en tu día a día. Pasa de la teoría a la práctica. Es responsabilidad tuya sanarte por dentro y saber decir no a todos éstos individuos que hacen que tu vida no fluya cómo quieres. Evitar ese tipo de relaciones hará que te sientas más a gusto contigo mismo/a y también acercarás a personas sanas a tu circulo experimentando un profundo cambio en positivo.